Nuestra Empresa

La Superiora nace en Buenos Aires en 1962 de la iniciativa de un grupo de jóvenes de 18 años con espíritu emprendedor, y con una visión de negocio que empezaba a desarrollarse. 

Desde sus inicios, Juan Lorenzo Barreto junto a su socio, compran el fondo de comercio del negocio de pastas de un pariente y abren un pequeño local, como un emprendimiento de barrio y desarrollo de negocio artesanal.

Ubicados en el corazón de Isidro Casanova, provincia de Buenos Aires, logran posicionarse en el mercado local y empezar a crecer. 

Invierten capital y compran las máquinas específicas para el desarrollo del negocio, manteniendo siempre la calidad artesanal y logrando que La Superiora sea una fábrica de pastas en completo funcionamiento en poco tiempo.

Con calidad humana, esfuerzo, y dedicación, la fábrica funcionó a pleno hasta mediados de los 70, época en la que quedó solo a cargo de Lorenzo, quien continuó desarrollando la fabricación de pastas como actividad en un polo comercial muy favorable pero sin poder cumplir con la creciente demanda del producto, razón por la cual y por el exceso de trabajo, sumados al contexto histórico social de los años 76, época dura del proceso donde la seguridad de las personas se veía comprometida, Lorenzo decide irse para el sur con su familia y desarrollar allí su negocio. 

Fue así como La Superiora, abre su primer local comercial en Neuquén, el 07 de Julio de 1977. 

Desde entonces, la calidad de sus pastas pasteurizadas están al alcance de las manos de los clientes en la góndolas de los diferentes supermercados de la zona.

Hoy, la cuidadosa elaboración y experiencia profesional, permitieron ir ganando paulatinamente la confianza y preferencia del público consumidor, venciendo definitivamente la arraigada costumbre de elaborar las pastas en la propia casa y dando lugar al hábito de consumo habitual, basado en la adquisición de nuestras pastas para incorporarlas a la mesa del hogar.